Por: Lic. Daniel Gutiérrez

1. ¿Qué es el Consejo de Salubridad General (CSG) y cómo enfrenta a la pandemia por COVID-19?

El CSG es un Consejo Constitucional de propósito especial (ad hoc) que se estableció este 24 de marzo de 2020 para enfrentar la epidemia de SARS-Co-V2 (COVID-19), y se basa en el numeral 1 de la fracción XVI del Artículo 73 de la Constitución Federal de México. Este mismo artículo regula en otras secciones lo que el Congreso mexicano puede legislar a nivel federal.

El CSG ha sido regulado (con ligeras variaciones de nombre) en nuestra Constitución desde su creación en 1917, y ha sufrido varias enmiendas a lo largo de su historia para mejorar la respuesta del Gobierno a los eventos de pandemia, de los cuales el último fue el H1N1 en 2009, que afectó a México más que a otros países en ese momento. La Constitución se modificó poco después para ajustarse a este tipo de amenazas en consecuencia.

El CSG se considera materialmente como un “Consejo Legislativo“, mientras que el cumplimiento de las leyes de salud y generales continúan en manos del Presidente, el Secretario Federal de Salud y los Gobernadores en sus respectivas jurisdicciones locales. Estas reglas generales son obligatorias para las personas y las empresas en México cuando la salud de la ciudadanía en general está en peligro inminente, como esta situación de pandemia por COVID-19.

A diferencia de las Reglas Constitucionales de Suspensión contenidas en el Artículo 29 de la Constitución Federal Mexicana, el establecimiento y la emisión de las reglas del CSG no están condicionadas a:

  1. Una autorización previa del Congreso Federal Mexicano, ni de la Comisión Permanente del Congreso.
  2. Tampoco están sujetos a una revisión automática de las normas generales emitidas por la Suprema Corte de Justicia (SCJN).

Estas reglas generales de salud del CSG solo requieren para su validez una llamada “sanción“, que es similar en naturaleza a una “promulgación” de leyes enviadas por el Congreso al Presidente.

En resumen, somos de la opinión de que estas reglas son válidamente emitidas y aplicables bajo las leyes mexicanas vigentes.

Hay muchas opiniones contradictorias en cuanto a la naturaleza obligatoria de una regla contenida en la sección a) del ARTÍCULO SEGUNDO, y más específicamente como una “medida preventiva” que deben poner en práctica los sectores público, social y privado, donde:

Las personas mayores de 65 años de edad, o cualquier otra categoría de individuos susceptibles*, que son los que corren el riesgo de desarrollar una enfermedad grave o la muerte que deben evitar la asistencia a lugares de trabajo, espacios públicos o lugares concurridos, en todas las circunstancias deben disfrutar una “forma” de licencia pagada y deben continuar disfrutando de su salario respectivo y todos los beneficios adicionales relacionados con la ley o sus convenios colectivos de trabajo (si corresponde)”.

La confusión parece provenir de la redacción tentativa que se emplea debido al uso de una “forma” de licencia pagada. Esta fue una desafortunada aplicación del lenguaje. Las leyes o reglamentos deben ser afirmativos, concisos y claros siempre.

No obstante, y para aplicar correctamente estas reglas, uno debe adoptar pautas para asegurarse de que el Empleador ponga a disposición canales para que estos trabajadores susceptibles se acerquen al departamento de Recursos Humanos con la privacidad y el respeto que la ley y las mejores prácticas proporcionan. La tarea más fácil es encontrar a los empleados de 65 años o más, mientras que la más difícil es que los más jóvenes divulguen sus condiciones crónicas susceptibles que podrían ponerlos en riesgo si asisten a sus trabajos.

En la práctica, algunos empleados susceptibles, incluso arriesgando su propia salud, dudan en divulgar su condición, ya que la próxima recesión económica podría afectar las oportunidades de empleo. La ley laboral federal establece el respeto a la privacidad de los trabajadores. Los departamentos de RH deben hacer esfuerzos especiales para comunicar y asegurar a los trabajadores que la mejor política es reducir los riesgos para todos siguiendo las pautas impuestas por el Gobierno Federal.

2. ¿Qué ha cambiado con el Decreto del 30 de marzo donde el CSG declara “Emergencia Sanitaria” por causas de fuerza mayor?

En resumen: La contingencia se extendió del 15 al 30 de abril.

Somos de la opinión de que el CSG está esperando el momento para implementar otras medidas a medida que esta pandemia se desarrolla en México. En nuestra opinión, aún no alcanza la Contingencia de Salud General en toda regla con suspensión de trabajo descrita en el Artículo 73, fracción XVI, subsecciones 2a y 3a de la Constitución Mexicana, y cumple con el caso específico de suspensión de conformidad con el Artículo 427, fracción VII de la Ley Federal del Trabajo, ya que aún no decreta un permiso de 30 días en el que el pago del salario mínimo podría ser obligatorio de conformidad con el artículo 429, sección IV.

* Los trabajadores susceptibles se definen como los mayores de 65 años de edad, o cualquier persona potencialmente en riesgo de desarrollar “enfermedad grave o muerte” debido a la discapacidad, el embarazo o la lactancia de niños de 5 años o menos, así como cualquier otra enfermedad crónica no transmisible: hipertensión, obesidad, insuficiencia cardíaca, metabólica o hepática, o cualquier otra enfermedad o tratamiento médico que provoque supresión inmunológica.


Si tiene preguntas relacionadas a esta contingencia, por favor envíe un mensaje a nuestros expertos en Derecho Laboral a través de esta página.

El contenido de este sitio web no es ni debe considerarse como asesoría legal, la información que se muestra es solo para fines informativos.


Daniel Gutiérrez

Daniel Gutiérrez

Socio Director de GD Legal. Experto en Derecho de Propiedad Industrial e Intelectual, Derecho Mercantil, Bienes Raíces, Ejidal, Construcción, Operaciones de Crédito, Insolvencia, Aduanas, Fiscal y TLCAN.